Kung Fu niños

Kung Fu niños
Con Nicolás Pampillo
Niños de 6 a 13 años
Jueves de 18 a 19.15 hs.

¿Por qué elegir Wushu para nuestros hijos? 

La iniciación temprana en niños y adolescentes del Kung Fu despierta el placer por el movimiento, necesidad natural e indispensable en todo ser humano, permitiéndoles mejorar su salud, desarrollar su rendimiento físico, mental y social, crear buenos hábitos. Las clases son guiadas por nuestro profesor con experiencia en trabajo con niños, usando metodologías propias para la edad de los estudiantes. Las sesiones de trabajo son exclusivas para niños y niñas entre los 6 y los 14 años de edad, duran 1 hora, 2 veces por semana. Para comenzar solo se necesita ropa de tipo deportiva, el apoyo de la familia y ganas de aprender. Se enseñan ejercicios de respiración, flexibilidad, coordinación y destreza, rutinas tradicionales chinas de movimiento que permiten involucrarse en el arte marcial de una manera más didáctica.

Qué es el Wushu o Kung fu? 

El, wushu, es simple y práctico, con rutinas que incorporan una profunda filosofía oriental. La iluminación se adquiere mediante el auto cultivo.

El wushu genuino incluye tanto ejercicios internos como externos. Son rigurosos, de fuertes golpes, rápidos , a los que se les da el nombre de boxeo «duro». Pero por supuesto que esto es solo su aspecto superficial; de hecho, el wushu acentúa las técnicas suaves, combinando tanto lo duro como lo suave. «En la defensa., como una virgen; en el ataque, como un tigre». La práctica del wushu no está sujeta al tamaño del escenario; su fuerza puede desplegarse en un espacio muy pequeño. «El espacio que necesita un buey para Tumbarse es suficiente». Todos los movimientos, arriba y abajo:, hacia delante y hacia atrás, la retirada y el avance y los pasos laterales- se hacen en línea recta.

Es, por lo tanto, simultáneamente muy ofensivo y muy defensivo, y desde un punto de vista puramente wushu, simple y práctico.

En el caso del entrenamiento Wushu, las personas tienen que «tomar” su espíritu y entender su esencia. En otras palabras, uno necesita entender la filosofía de la vida mediante la práctica del Wushu, obteniendo finalmente un equilibrio de mente y de cuerpo similar al estado mental que se alcanza al sentarse inmóviles la meditación Zen. Para un practicante, conocer una rutina sin entender su significado interior, el Wushu practicado porque sí, es solo un conocimiento superficial. Es, en el mejor de los casos, una actuación ostentosa.El kung fu sólo es genuino cuando combina, forma y espíritu.

Abono mensual $ 1500. Clase suelta $500